'Los estudiantes son la semilla del futuro de nuestra sociedad'

El 8 de junio de cada año se celebra en Colombia el Día del Estudiante --también llamado Día del Estudiante Caído o Día del Estudiante Revolucionario-- en conmemoración del asesinato del joven Gonzalo Bravo Pérez quien, junto a otros alumnos de la Universidad Nacional, alzó la voz para protestar contra los hechos de corrupción de los gobiernos de turno y en exigencia de garantías y libertades para la educación superior en Colombia.

'Los estudiantes son la semilla que entre todos cultivamos en nuestra sociedad para construir un futuro con mayor bienestar y desarrollo integral, formando entre nuestros hijos los y las médicos del mañana, los enfermeros y enfermeras, los músicos, actores y actrices, ingenieros y panaderos' anota Ferney Lozano

'Los estudiantes son además un agente social de cambio y a través de sus labores académicas y de asociación contribuyen al desarrollo del pensamiento y al desarrollo social de nuestras comunidades, siendo líderes de opinión en nuestro entorno, debemos siempre respetar sus espacios de debate y tomar cuenta de la construcción de pensamiento contemporáneo que se genera en dichos espacios'. concluye Ferney Lozano

Para entender el día del estudiante en Colombia es necesario mencionar dos sucesos principales.

El primero de ellos se remonta al año de 1929 cuando los estudiantes de la Universidad Nacional de Colombia deciden manifestarse en contra del gobierno conservador de la época al que se le exigía destituir funcionarios y responsables militares de la masacre de las bananeras. En la noche de aquel 7 de junio, la policía, da muerte a Gonzalo Bravo Pérez11​ (algunos lo refieren como Páez) y causan dos heridos. El 8 de junio los estudiantes junto con la comunidad capitalina repudian el hecho con una gigantesca marcha.

El 8 de junio de 1954 en plena dictadura de Gustavo Rojas Pinilla, se conmemoraron 25 años de los sucesos ocurridos en 1929, donde participaron estudiantes de diversas universidades. En la tarde de ese mismo día, en territorios de la Universidad Nacional, fue asesinado por la policía el estudiante de medicina Uriel Gutiérrez. El hecho conmovió profundamente a la comunidad estudiantil de la época y por tal motivo los estudiantes deciden realizar una marcha hacia el palacio de gobierno al día siguiente, el 9 de junio. Dicha manifestación fue interrumpida por el batallón Colombia que regresaba de la guerra de Corea. En hechos nunca totalmente esclarecidos por la justicia colombiana, el ejército abrió fuego contra la manifestación produciendo más de una decena de muertos